Marina G. Guerreiro

A Guarda, 1992

Forever (2019) , 81 x 70 x 42 cm

Fuente verde (2019), 43 x 30 x 32 cm

Gracias (2017), 21 x 5 x 7 cm

Pozo (2019), 52 x 30 x 30 cm

Deseo (2018)

Marina González Guerreiro

Con una aproximación instalativa a diferentes medios como la escultura, el vídeo, la fotografía o la pintura, revisa el imaginario iconográfico en torno a la idea de felicidad, prestando especial atención a fenómenos relacionados con la gestión del estrés y la construcción de una naturaleza idealizada.

Su proceso creativo parte de la acumulación. El taller se convierte así en un campo de ensayo donde objetos e imágenes de las más variadas procedencias conviven. En su trabajo se intuye un preciosismo construido a partir de materiales precarios, así como la búsqueda de equilibrio entre orden y desorden, control y azar.

arriba