Chiara Fumai

Roma, 1978 - Bari, 2017

"Witch Head Nebula (Astral)", 2016. Photographic in dibond, 80 x 100 cm.

Chiara Fumai, "Neither Nor: The Challenge to the Labyrinth" (group show), Bienal de Venecia, pabellón italiano, 2019. Comisariado: Milovan Farronato.

"Less Light, My Dear" (2016), vista de la instalación en MACRO Museo d’Arte Contemporanea di Roma, cortesía de The Church of Chiara y Fondazione VAF.

"Per Vas Nefandum" (2016), fotograma del vídeo, 10'.

"I Did Not Say or Mean Warning" (2013), performance, Fondazione Querini Stampalia.

"The Book of Evil Spirits" (2015), fotograma del vídeo, cortesía de The Church of Chiara Fumai y CONTOUR 7.

"Chiara Fumai reads Valerie Solanas", (2013), vídeo, 10'34".

"The Return of the Invisible Woman" (2014), detalle de la instalación en De Appel Arts Centre, Ámsterdam.

"Shut Up Actually, Talk (the world will not explode)" (2012), Museum Fridericianum, inauguración y clausura de dOCUMENTA(13).

Chiara Fumai (Roma, 1978 – Bari, 2017)

Chiara Fumai está representada en el pabellón italiano de la Bienal de Venecia de este año. El proyecto, que tiene como título Neither Nor: The Challenge to the Labyrinth, ha sido comisariado por Milovan Farronato.

La producción artística de Fumai está profundamente enraizada con la performance, junto con el feminismo, el caos mágico, la propaganda terrorista y el Marxismo Autónomo italiano. En su trabajo, deconstruye las ideologías de género que han impedido el empoderamiento de las mujeres. A lo largo de su práctica, performa diferentes identidades de personalidades históricas marginalizadas, que transmiten personajes ocultos para revivir narrativas olvidadas o descartadas por la historia. A lo largo de su trabajo ha investigado sobre las problemáticas que rodean al género y las identidades a lo largo de la historia.

En su trabajo trata algunos de los aspectos de la cultura y la sociedad contemporánea tomando como punto de partida la manipulación de los media. Su práctica re-examina el valor potencial de reducir la performance en «documentación» para luego volver a invocar los sujetos a través de esas huellas materiales, disolviendo el supuesto resultado final en su contexto. Los intereses de Fumai se encuentran profundamente arraigados en prácticas comúnmente asociadas con la contracultura. Ejemplo de ello es la utilización de prácticas asociadas a actividad psíquica, el ilusionismo, los espectáculos freak, la autohipnosis y la tradición oral. De esta manera, se socavan las jerarquías que dividen la cultura en alta y baja. Todas estas prácticas comparten el deseo de explorar a fondo y de manera poco ortodoxa, lo invisible y sus posibles erróneas interpretaciones.

 

arriba